martes, 24 de enero de 2012

Recibimos noticias de Katty, adoptada no Refuxio de Bando


Este é o precioso texto que nos enviou Maricarmen, a súa dona:

“KATTY”
A principios de diciembre del año pasado por circunstancias personales el médico me indicó que estaba entrando en una depresión y que tenía que comenzar a medicarme. Esto me hizo pensar y la verdad es que no quería empezar a depender de antidepresivos y tomé la decisión de incorporar a mi vida un animal. Yo siempre he sido amante de los perros y he tenido dos pero luego de sopesar los pro y los contra de un perro o un gato me decidí por este último, aunque mi experiencia con ellos se limitaba a verlos en la casa de una amiga y nada más.
Con mi decisión tomada me fui al Refugio de Bando con la intención de adoptar una gatita pequeñita y si había siamesa. Cuando llegué y me enseñaron los animales que tenían en adopción, y después de las acertadas observaciones de Paloma, comprendí que lo de pequeñito nada y en cuanto a la raza ya no era importante, por lo cuando me enseñaron una gata de 8 meses de edad de raza europea y manto blanco y negro decidí que era la elegida, como pueden imaginar era “KATTY” que recogí una semana después, el primer día muy asustada pero al finalizar el día ya dormía en mi regazo y se dejaba cepillar.
El primer día durmió en la camita de mimbre que le había comprado pero al segundo día se apoderó de las sillas y el sofá, pero solo duró unos tres días, ella misma decidió dormir en su cuna y desde entonces, salvo en la noche que duerme abrazada a mi brazo, si no está jugando está en su cama.
Llegó a mi vida el 15 de diciembre, y desde entonces las dos nos hemos ido conociendo, yo teniendo paciencia con sus travesuras y ella conquistándome a cada momento, tiene una personalidad muy marcada pero muy cariñosa, ha engordado un kilo y parece un peluche, juega constantemente y nunca se cansa, ha descubierto las alturas y le apasiona estar en la ventana, ha aprendido a ir al arañador y a donde voy yo va ella, cuando está en mi regazo me lame la mano y le encanta que le acaricie y le rasque en la cabeza, como ven no niego que estoy boba con mi gata, que me ha traído alegría y cariño a mi vida, y ya forma parte de la familia, realmente creo que es la decisión más acertada que he hecho, soy feliz con “KATTY” y ella creo que también.
Quiero agradecer el trato recibido por parte del personal del Refugio y animar a todos los que están pensando en traer un animal a sus vidas a que hagan una visita a sus instalaciones, comprobarán que hay muchos animalitos esperando un hogar.










Moitísimas gracias, Maricarmen, tanto por darnos noticias de Katty como, sobre todo, por coidala tan ben!

Olalla

2 comentarios:

ANA CASTRO JIMÉNEZ dijo...

preciosa entrada!!! así da gusto ;)

vir dijo...

noraboa!!!!